Las ciudades integradas afrontarán los retos con confianza

En el corazón del paisaje urbano, la integración del transporte y las nuevas formas de movilidad es la clave para poder ofrecer a los ciudadanos los servicios de movilidad más avanzados y armonizados.

Las ciudades resilientes, integradas y tecnológicas, en pleno desarrollo en todo el mundo, exigen una visión que abarque los múltiples desafíos a los que se enfrentan, desde las nuevas tecnologías para la gestión del agua y los residuos,  al suministro de energía o el transporte y movilidad para la población local. Por tanto, los responsables políticos deben desarrollar estrategias holísticas, y respuestas inteligentes a las necesidades de transporte y movilidad, en sinergia con otros sectores, para que las sociedades y ciudadanos avancen juntos.

En este contexto, muchas ciudades han decidido desarrollar planes sostenibles de movilidad urbana (PMUS), con el objetivo de promover esta visión y proponer soluciones concretas a algunas disfunciones urbanas. Aunque el desarrollo de un PMUS es un proceso largo y complejo, que requiere personal dedicado a la creación del plan, con conocimientos técnicos específicos, los beneficios (a largo plazo) que estos tienen para las ciudades y los ciudadanos son indiscutibles.